martes , octubre 22 2019
Home / Anime: Metoroporisu

Anime: Metoroporisu

Primero he de mencionar que detrás de este Anime existen manos muy talentosas y reconocidas dentro de este mundo.  Entre ellos: Hayashi Shigeyuki como director y como guionista tenemos a Katsuhiro Otomo, sin dejar de mencionar que la banda sonora de Toshiyuki Honda no deja nada qué desear y va moviéndonos junto con la trama de una manera agradable.  Del manga de Ozamu Tezuka de 1949 y que a su vez es basada en el film de Fritz Lang de 1927.

Imagina una enorme ciudad en la cual habitan humanos y robots, (esto parece no tener nada de diferente a otras tramas futuristas y que no solamente encontramos en el Anime, pero aún así ¡imaginen!). Pero es una enorme ciudad llena de estratificaciones sociales, jerarquías y desigual al por mayor. Tanto que si no estás permitido a entrar a un sector que no te pertenece o que no estás permitido es mejor no intentarlo. Y tampoco es una ciudad donde humanos y robots se lleven tan bien, dado que son competencia mutua, mismas necesidades de supervivencia y diferentes derechos para poder acceder a la satisfacción de los mismos.

Metrópolis se llama esta ciudad. Los personajes son el detective privado japonés Shunsaku Ban y su sobrino Kenich, quienes llegan a la ciudad para buscar a un delincuente . Por otra parte, encontramos a el Conde Rojo, quien es el ciudadano más influyente y es quien manda a fabricar un robot, una niña androide. Pero el conde tiene un hijo adoptivo llamado Rock, el cual al enterarse de la existencia de Tima (la chica androide), pretende desaparecerla y ser él quien se siente en el trono a lo alto de la ciudad. Pero Tima es rescatada por Kenich.

Pero tiempo después Tima se da cuenta que no es un humano, se sienta en aquel trono y por alguna extraña razón piensa que su propósito es la destrucción de la humanidad. Tima entra en un estado de frenesí y al final solo dice: “¿Quien soy yo?”

Te puede interesar

Las mejores mamás de los videojuegos

El día de las madres puede variar un poco dependiendo en qué parte del mundo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *